header_image
Búsqueda Avanzada
encontramos 0 resultados
Sus resultados de búsqueda

Las paredes de Urbanor se transforman en lienzos

Publicado por Inmobiliarios en 6 agosto, 2019
| 0

Un mural pretende recuperar la vida de barrio. El artista que lo pinta logró ese objetivo en su vecindario.

La transformación que gestó en la ciudadela Pradera 3, en el sur de Guayaquil, luego de pintar murales en varias paredes, llevaron al artista guayaquileño Gabriel Peña a salir en busca de todos esos recovecos que hoy permanecen grises y con maleza en distintos sectores de la ciudad. Ahí replica su obra y con eso le alcanza para revivir entonces nuevos entornos.

“Voy a pintar los sitios más desolados porque con la pintura no renovamos solo las fachadas, sino que el barrio, con ella, tiene un ambiente más agradable y hasta seguro”, explica Peña, autor de los murales que ahora ha empezado a trazar en la manzana 130 de Urbanor, en el norte de Guayaquil, cerca del bosque protector Palo Santo.

Ayer, decenas de pinceles, brochas y tachos repletos de pinturas lo acompañaron en el sitio, donde se instaló desde el domingo a ejecutar el trabajo: el retrato de una mujer que representa a la madre naturaleza y de cuya cabellera brotan rosas, mariposas y plantas de todos los colores.

El mural, a diferencia del resto que han hecho este y otros artistas en la ciudad (porque la tendencia de rescatar un barrio a través de los colores, va en aumento), no está plasmado sobre las paredes de una vivienda, como sí lo están en la Pradera, de donde es Peña; sino sobre las de una toma de agua por la que pocos se atrevían a pasar debido a su abandono.

“Si quería ir al bosque, que está ubicado apenas a unos 20 metros de distancia, prefería tomar el camino largo, lo que implicaba incluso irme en el auto, antes que pasar por allí. Sencillamente no me daba confianza”, precisa Isabel Layana, quien vive en la manzana 110 y ayer se detuvo a observar.

“Llevo años que no lo hago. Se siente bien saber que tu cuadra va a mejorar…”, agrega.

Peña, quien realiza esta gestión como retribución al apoyo que los miembros del comité promejoras de Urbanor le han dado cada que ha decidido transformar un vecindario; asegura que los comentarios de los vecinos son los que más lo llenan, y confirman, sobre todo, que el arte plasmado de esta manera, sí cambia el comportamiento de la sociedad, como en publicaciones anteriores los urbanistas y arquitectos lo han precisado a EXPRESO.

El arquitecto y docente de la Universidad Estatal de Guayaquil, por ejemplo, confirmó que el hecho de volver una calle o un barrio colorido, eliminando el concreto, lo vuelve ameno, mágico, turista. “El arte conecta a las familias y facilita la integración de sus residentes, lo que vuelve incluso más segura la barriada”.

La también residente Úrsula Benavides, quien desde el año pasado que se pintó una galería, integrada por al menos 15 murales, en una parte del bosque protector, lo visita cada vez con más frecuencia, lo confirma. “Los mosaicos aumentaron el número de visitas y con ello me sentí acompañada. Ahora no hay fin de semana que recorra el lugar…”. Si Urbanor se convierte en un museo urbano, sentencia, los vecinos ya no tendrán más que esconderse en sus hogares.

“Si nos apoderamos del espacio público, el delincuente se va. Ojalá y el proyecto se mantenga. Es una forma de erradicar la violencia”, opina la también psicóloga clínica.

A decir de Geofredo Calle, presidente del comité promejoras del vecindario, precisamente por estos beneficios que perciben las familias, es que para septiembre se pintará la segunda parte de la galería (en Palo Santo) y asimismo las paredes de algunos inmuebles de la manzana 160, que lucen deterioradas.

“Hemos recuperado tanto a nivel social. Ver todo limpio y bonito, ha generado más consciencia entre los vecinos. Incluso son cada vez más lo que se suman a las mingas de limpieza que hacemos”, acota.

Para el escultor Fernando Insúa, que este tipo de iniciativas se replique con frecuencia evidencia que son más los vecindarios guayaquileños que están en busca de identificación y de romper con la monotonía. “A través del arte, que se está descubriendo finalmente aquí gracias a los espacios en donde se está hablando de la importancia de este tema, los ciudadanos se sienten representados con el entorno”. Algo fundamental para que se atrevan a romper el molde, a hacer cambios y estos -sentencia-, cuidarlos.